Skip to content
Estas ubicado en: CONFERENCIAS arrow Preguntas Frecuentes

Preguntas Frecuentes

 

¿Cuál es la mejor hora para hacer mi devocional?

Realmente eso depende de ti. Lo importante es que encuentres ese tiempo en el que no haya mucho ruido ni distracciones, normalmente eso sucede en las primeras horas de la mañana pero siéntete con la libertad de buscar a Dios en cualquier momento del día. l problema de hacer tu devocional en la noche es que probablemente estés aturdido con los pensamientos de todo el día y no puedas concentrarte bien en tu lectura y además puedes estar ya cansado.
Jesucristo se levantaba muy temprano para ir a buscar dirección del Padre (Marcos 1:35) y en los Salmos una y otra vez se nos invita a buscar a Dios en las primeras horas del día (Sal 5:3, 57:8, 59:16, 88:13 entre otros)

¿Necesito escribir mi devocional?

Es mucho mejor darme el tiempo para escribir lo que Dios me dice cada día, porque al escribirlo fijo mejor sus instrucciones en mi mente, además, cuando me encuentre en alguna necesidad de sabiduría puedo rápidamente revisar en mi libreta devocional y repasar qué es lo que Dios me ha estado hablando la última semana, o el último mes y con ello encontrar una dirección segura y consejo de Dios de manera clara.

¿Qué pasa si un día no pude hacer mi devocional? ¿Necesito reponerlo?

No, simplemente asegúrate de que no se convierta en una costumbre. Cada día que pasas sin hacer tu devocional es una oportunidad que pierdes de ganar sabiduría, fe, paz, dirección, etc. ¿puedo estar un día sin comer? Claro, y no necesito comer doble al día siguiente, pero el día que no como voy a estar más débil, con menor capacidad de atención, etc. Lo peligroso sería acostumbrarme a no comer.

 ¿Cómo me aseguro de no “hacerle decir” a la Biblia cosas que no dice?

No tomes versículos aislados y nunca pierdas de vista el contexto. Pregúntate:
¿De qué tema viene hablando este pasaje? Qué tipo de literatura es? (en Salmos y Proverbios hay mucha poesía y por tanto mucho lenguaje figurado, muchas cosas no son literales. En Romanos tenemos cadenas de argumentos lógicos, o sea, cada concepto depende de haber comprendido el concepto anterior. Es por eso que Romanos está lleno de frases como: “por tanto”, “así que”, “así también”, “de manera que”, etc. Un manual bíblico te puede ayudar a entender qué tipo de literatura es el libro que quieres estudiar)

¿Quién está hablando? ¿A quién se está dirigiendo? Cuáles son las circunstancias que rodean este pasaje?

Un ejemplo muy común de un texto fuera de su contexto es: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13) y utilizamos ese versículo para todo tipo de situaciones: si tengo que presentar un examen en la escuela, si tengo sueño y necesito seguir trabajando, si quiero un carro y estoy pensando en sacar un crédito, etc. Pero el contexto en ese pasaje es muy claro:
¿De qué está hablando Pablo? Está diciendo que él ha aprendido a vivir en riqueza y en pobreza y que no le preocupa tener abundancia material o no tener nada, que sabe que sea cual sea la circunstancia, Dios está con él y lo fortalece. O sea, cuando necesito dinero, ese versículo ¡no es para conseguir dinero! Sino para darnos consuelo: “Dios me fortalece a pesar de las circunstancias” (Qué distinto a lo que normalmente escuchamos ¿no es verdad?)

Que Dios te bendiga.